Responsabilidad, calma y optimismo

La comunidad de UNATE, La Universidad Permanente, al igual que todo el país, vive, desde hace unas horas, el Estado de Alarma decretado por el Gobierno y queremos deciros que esta situación temporal y puntual nos hará a todas y todos más fuertes.

A través de este medio, os queremos transmitir lo siguiente:

  • Cumplamos con responsabilidad las normas establecidas que son por nuestro bien y, ante todo, por el bien de toda nuestra sociedad. Recordemos que cuidándonos nosotros, cuidamos de las y los demás.
  • Mantengamos la calma, la alegría de vivir, el sentido profundo de la convivencia. Transmitamos ese espíritu al resto en las conversaciones telefónicas, en los mensajes de texto, en cada aliento, en cada minuto.
  • Sigamos con rigurosidad y con calma las indicaciones de las autoridades sanitarias, que son las que tienen la información y la responsabilidad de ayudarnos a evitar el contagio masivo.
  • Seamos conscientes de que este confinamiento lo vamos a vivir en el privilegio. Tenemos, la inmensa mayoría, hogares seguros, alimentos, medios de comunicación, calefacción… La crisis la vamos a superar en unas condiciones ‘amables’ y eso nos debería hacer conscientes de nuestra suerte y de nuestra fuerza. También nos debería ayudar a pensar en las otras personas, aquellas que no tienen tanta suerte: sin techo, personas privadas de libertad, migrantes, residentes en países desfavorecidos…
  • Tenemos un sistema de salud robusto y unos profesionales comprometidos. Apoyémoslos evitando saturar los centros de atención sanitaria y llamando a los teléfonos de emergencia sólo en caso de ser necesario.
  • Pensemos en las personas que necesitan de nuestra ayuda y pidamos a ayuda a las otras personas cuando la necesitemos. Si estás sola o solo, si necesitas ayuda para cualquier cosa o necesitas conversar, UNATE está para ayudarte. A partir de este lunes 16 de marzo, estableceremos un sistema de apoyo a domicilio que os comunicaremos a primera hora.

De esta situación compleja saldremos pronto y lo haremos habiendo aprendido muchas cosas. Tocará, después, tirar de la creatividad, de la esperanza y de la solidaridad para que la economía del día a día, para que el ánimo, y para que las relaciones humanas mejoren.

El psicólogo italiano F. Morelli nos recordaba estos días: “la única manera de salir de esta es hacer piña, hacer resurgir en nosotros el sentimiento de ayuda al prójimo, de pertenencia a un colectivo, de ser parte de algo mayor sobre lo que ser responsables y que ello a su vez se responsabilice para con nosotros. La corresponsabilidad: sentir que de tus acciones depende la suerte de los que te rodean, y que tú dependes de ellos. (…) Dejemos de buscar culpables o de preguntarnos porqué ha pasado esto, y empecemos a pensar en qué podemos aprender de todos ello. Todos tenemos mucho sobre lo que reflexionar y esforzarnos”.

Empecemos desde ya. Un abrazo y mucho ánimo. En conjunto, sin egoísmos, somos una sociedad con la capacidad de superar esta crisis sanitaria colectiva.