` Tiempos Modernos´, de Charles Chaplin, inaugura la segunda edición del CineClub de UNATE

23 octubre. 19:00h. Sala Casyc Up de la Fundación Caja Cantabria (c/ Tantín, 25 Santander).

Bajo el epígrafe “El cine como espacio para la denuncia social o política” y coodirigido por Guillermo Martínez Bárcena (Director del Aula de Cine de la Universidad de Cantabria y de la Filmoteca Universitaria), y Guillermo Balbona Arauna (redactor jefe El Diario Montañés), el objetivo es acercar al espectador cinéfilo y alumno de UNATE el cine clásico en versión original de emitirse proyecciones de producción internacional, para fomentar la difusión de la cultura cinematográfica, el lenguaje visual, la contextualización histórica y artística. Ambos realizarán una contextualización histórica de las obras, para después comentar en la charla-coloquio posterior cuestiones relativas a los aspectos temáticos y estilísticos más relevantes de cada película. Las sesiones serán de acceso gratuito hasta completar aforo del espacio de proyección y la emisión de cada película incluirá una breve presentación y un posterior coloquio donde los asistentes podrán dar su opinión y comentar los aspectos que les hayan resultado más interesantes.

Presentación: Una proyección los cuartos miércoles de cada mes de octubre 2019  a junio 2020

“El cine como espacio para la denuncia social o política”

El cine, en sus casi 125 años de historia, ha demostrado ser un espacio idóneo para la manifestación política y la denuncia social.

Tal y como destaca la profesora Miriam A. López (UNAM), a través del Séptimo Arte existe la posibilidad de conocer o reconocer una problemática social, activar el aparato crítico y reflexivo además de incentivar la imaginación política a partir de una narrativa ordenada de acuerdo al montaje de una serie de imágenes en movimiento que se nutren en todo momento de aspectos de la realidad a través de una composición estética y un lenguaje simbólico o explícito.

El cine más que un espejo de la realidad, se ha apuntalado como una forma de representación e interpretación acerca del mundo, ya que es una vía para dar cuenta de los momentos coyunturales del devenir social, las relaciones de poder que se gestan en los diferentes ámbitos de una sociedad, los actores políticos y sociales etc.

Estas películas tienen la cualidad de descubrir con bastante precisión las tendencias implícitas tanto de la sociedad que las produce como de la sociedad en donde actúan, dada su condición de producto cultural.

A lo largo del presente ciclo estudiaremos el impacto y la relevancia del cine como medio de expresión política y como herramienta para la denuncia social, en un recorrido por tres décadas del cine norteamericano, abordando los siguientes temas: La Revolución Industrial y el trabajo alienado: El “Fordismo”, el “Taylorismo” y el derecho del trabajador al descanso. – La corrupción política y periodística en los regímenes democráticos consolidados. El auge de los movimientos sociales. – El compromiso personal y colectivo contra las injusticias. El cine como bálsamo en épocas difíciles (la Gran Depresión). – El cine de propaganda bélica: la comedia como medio para criticar al nacionalsocialismo alemán ridiculizando a sus militares durante la ocupación nazi de Polonia. – El papel del ciudadano de un país ocupado por el enemigo. La cobardía y el heroísmo en tiempos de guerra, en un alegato a favor de la democracia frente al fascismo. – El boxeo como metáfora de la vida, en un relato sobre la ambición, el éxito y el fracaso. – La lacra de la drogadicción en la crónica realista y amarga de un heroinómano. – El populismo y la corrupción políticos en una alegoría con tintes universales. – Finalmente, una reflexión sobre los límites del periodismo de investigación en una ácida crítica de la sociedad americana.

Programación completa:

 “TIEMPOS MODERNOS” (Charles Chaplin, 1936) (89’)

 “JUAN NADIE” (Frank Capra, 1940) (123’)

 “LOS VIAJES DE SULLIVAN” (Preston Sturges, 1941) (90’)

 “SER O NO SER” (Ernst Lubitsch, 1942) (99’)

 “ESTA TIERRA ES MÍA” (Jean Renoir, 1943) (103’)

 “EL ÍDOLO DE BARRO” (Mark Robson, 1949) (99’)

 “EL HOMBRE DEL BRAZO DE ORO” (Otto Preminger, 1955) (119’)

 “EL POLÍTICO” (Robert Rossen, 1957) (109’)

 “CORREDOR SIN RETORNO” (Samuel Fuller, 1963) (100’)